Fuera de Berlín, la Jüdischer Kulturbund (“Asociación Cultural Judía”) se estableció en la región del Rin-Ruhr y del Rin-Meno, con la formación de una segunda y una tercera sede activa en Colonia y en Frankfurt respectivamente. Mientras la Kulturbund original de Berlín mantenía un conjunto teatral, ópera y orquesta filarmónica, la filial de Colonia manejaba solamente un conjunto teatral independiente. La sucursal de Frankfurt, sin grupo de teatro ni de ópera, se focalizó en la música orquestal y mantuvo su propia orquesta filarmónica, bajo la dirección de Hans Wilhelm Steinberg hasta 1936.

Estas filiales adicionales se basaban en la actividad cultural judía independiente, inspirada en el ejemplo de Kurt Singer y la Kulturbund de Berlín. Steinberg había sido director de música general del Teatro de la Ópera de Frankfurt, donde se había hecho famoso por dirigir obras modernas de compositores como Arnold Schoenberg, Alban Berg y Kurt Weill. Con el ascenso de Hitler al poder, sin embargo, lo despidieron por ser judío. Había escuchado que Kurt Singer había creado la Asociación Cultural Judía de Berlín y, con ese modelo en mente, trabajó para organizar conciertos con músicos judíos en conjunto con las sinagogas locales de Frankfurt y los líderes de la comunidad judía. Esta actividad constituyó la base para el establecimiento oficial de la Kulturbund Deutscher Juden, Bezirk Rhein-Main (Asociación Cultural de Alemanes Judíos Rin-Meno) el 17 de abril de 1934; una sucursal de la Kulturbund que incluía todo el distrito Rin-Meno, pero que estaba situada en Frankfurt.

La filial de la Kulturbund de la región Rin-Ruhr, situada en Colonia, comenzó como la sede de Frankfurt. Luego del despido de músicos judíos, comenzó una vida musical judía independiente en Colonia, con Berlín como modelo. Originalmente llamada Freunde des Theaters und der Musik, e.V., (“Amigos del Teatro y de la Música S.A.”), la Jüdischer Kulturbund Rhein-Ruhr (“Asociación Cultural Judía Rin-Ruhr”) se fundó en otoño de 1933. Paul Moses fue el primer presidente de la Kulturbund de Colonia quien, además de su interés por el teatro, organizó conciertos de música de cámara, como piano y recitales vocales. Se abrieron sucursales más pequeñas de la Kulturbund de Berlín en Hamburgo, Munich, Breslau, Kassel, Dresde, Leipzig y otras localidades. Las sedes más activas de la Kulturbund estaban en Berlín, Frankfurt, Colonia y Hamburgo, que mantenían un tercer grupo de teatro judío independiente. La sede de Berlín, supervisada por Singer, tenía la mayor cantidad de miembros, aproximadamente 20.000, a principios de 1934. Para 1935, la Asociación Cultural Judía tenía 46 filiales locales en otros pueblos y ciudades, que el régimen nazi unificó bajo la Reichsverband der jüdischen Kulturbünde (Agrupación de la Asociación Cultural Judía del Reich), también en Berlín.

Fotografía de la orquesta judía de la Kulturbund en el escenario de Frankfurt, 1938. Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos (65482). Cortesía de Elisabeth Reinhuber-Adorno.

Singer había imaginado esa organización para fines de 1933 para coordinar la actividad musical judía de toda Alemania. Desde 1935 hasta la suspensión de las actuaciones independientes de la Kulturbund fuera de Berlín en 1939, la agencia central de Berlín tenía la principal responsabilidad por el repertorio y el permiso de los programas para todas sus sedes. Gran parte de esa responsabilidad cayó sobre Singer, quien estaba a cargo de establecer los programas musicales luego de conversar con los directores de cada departamento y de obtener la aprobación de los conciertos en el comité. Por supuesto, había desavenencias entre las distintas sedes de la Kulturbund, en especial con la filial de Munich, que a diferencia de otras sucursales, sustentó su propio teatro de títeres desde 1935 a 1937. Sin embargo, el control centralizado del repertorio le dio un cierto grado de regularidad a las actuaciones musicales judías en todo el Reich. Dicha regularidad también fue el resultado del inevitable intercambio musical. Antes y después de 1935, muchas de las sedes pequeñas de la Asociación Cultural Judía, como así también las de Hamburgo y Colonia, recurrían a actuaciones de las orquestas de la Kulturbund de Berlín y de Frankfurt para complementar su repertorio. En 1934, por ejemplo, la sede de Hamburgo celebró su apertura con Egmont Overture de Beethoven, El Concierto para Violín en Mi menor de Mendelssohn y la Séptima Sinfonía de Schubert, presentados por la orquesta de la Kulturbund de Berlín, bajo la dirección de Joseph Rosenstock.

Por Lily E. Hirsch

Referencias

Akademie der Künste, ed. Geschlossene Vorstellung: Der Jüdische Kulturbund in Deutschland 1933-1941. Berlin: Akademie der Künste, 1992.

Bonard, Waldemar. Die gefesselte Muse: das Marionettentheater im Jüdischen Kulturbund 1935-1937. Munich: Buchendorfer Verlag, 1995.

Düwell, Kurt. “Jewish Cultural Centers in Nazi Germany: Expectations and Accomplishment.” In The Jewish Response to German Culture: From the Enlightenment to the Second World War. Ed. Jehuda Reinharz and Walter Schatzberg. Hanover and London: Clark University, 1985: 294-316.  

“Geschäftsordnung für die Leitung des Kulturbundes Deutscher Juden,” Fritz-Wisten-Archiv, Akademie der Künste, Berlin.

Hanau, Eva. Musikinstitutionen in Frankfurt am Main 1933 bis 1939. Cologne: Studio, 1994.

Kulturbund Deutscher Juden Berlin, ed. Almanach. Berlin: Kulturbund Deutscher Juden, 1935.

Müller-Wesemann, Barbara. Theater als geistiger Widerstand: Der Jüdische Kulturbund im Hamburg 1934-1941. Stuttgart: M & P Verlag für Wissenschaft und Forschung, 1996.

Schindler, Agata. “Warum dauert die Stille so lange? Der Jüdische Kulturbund Dresden 1933 bis 1938 und seine Vorgeschichte.” Das Orchester 52/6: 25-29.

Schinköth, Thomas. Musikstadt Leipzig im NS-Staat. Altenburg: Verlag Klaus-Jürgen Kamprad, 1997.