Władysław Szlengel nació en Varsovia en 1914. Comenzó a escribir a muy temprana edad. Su prosa y sus poemas eran publicados en periódicos escolares cuando todavía era un niño y luego en revistas literarias. Durante los turbulentos años de entreguerras, se mudó a Bialystok, donde trabajó como asesor literario y director de teatro. En septiembre de 1939, participó de la infructuosa defensa de Polonia y regresó a Varsovia en 1940 antes de que el gueto fuera sellado. Poco después de regresar, Władysław, junto con cientos de miles de otros judíos, fue forzado a vivir dentro de los muros del gueto. En medio de la mugre y la desesperación, su poesía se profundizó y maduró, y se convirtió en un importante poeta de su generación. Solía ir al café Sztuka, donde conoció al pianista Władysław Szpilman. Szpilman componía música para acompañar la poesía oscura e irónica de Szlengel sobre la pérdida de Varsovia y la desesperanza de los judíos polacos.

Szlengel era un laico confeso. Con fuertes lazos al mundo literario polaco, como así también al mundo literario idish, Szlengel sintió la traición de sus amigos no judíos y la pérdida del sueño de asimilación. Como los meses de sufrimiento en el gueto no terminaban nunca, sus escritos con más frecuencia incluían imágenes duras y mordaces, ironías en idish e indignación con Dios. El poder y la oscuridad de sus poemas, sumado a su lenguaje simple y atractivo, los hicieron populares e irresistibles en el gueto, donde él y otros los recitaban. También se hicieron conocidos entre los judíos que estaban fuera de Varsovia.

Realista, Szlengel guardaba poca esperanza de su propia supervivencia o de la salvación de los judíos polacos. Uno de sus últimos poemas, compuestos poco antes de su muerte en el levantamiento del gueto de Varsovia de 1943, expresa la desesperación y el miedo que marcaron la vida en el gueto. También refleja la importancia de la escritura para la gente atrapada en el gueto:

Con todos mis sentidos, siento la asfixia por el aire que disminuye en un barco que está hundiéndose irrevocablemente... Escribo poemas-documento en la pared de mi barco. A los compañeros de mi tumba, les leo las creaciones de un poeta, un poeta de 1943 Anno Domini, que buscaba inspiración en la triste crónica de su época.

Szlengel fue fusilado junto con su esposa a los 28 años. Para cuando falleció, tenía una gran cantidad de canciones y poemas, pero sólo unos pocos se salvaron.

Referencias

Aaron, F., 1990. Bearing the unbearable: Yiddish and Polish poetry in the ghettos and concentration camps, Albany, NY: State University of New York Press.  

Katsherginski, S. & Leivick, H. eds., Lider fun di Getos un Lagern, New York: Alveltlekher Yidisher Kultur-Kongres.

Szpilman, W., 1999. The Pianist: The Extraordinary Story of One Man's Survival in Warsaw, 1939-45, London: Victor Gollancz.