Dovid Ayznshtat ejerció una importante influencia en el desarrollo del mundo musical judío del período de entreguerras, particularmente en Varsovia. Incluso después de ingresar en el gueto de Varsovia, continuó componiendo, dirigiendo y capacitando a músicos aspirantes, a pesar de las limitaciones y los peligros de la vida en el gueto. Dovid Ayznshtat, padre de la cantante popular Marysia, estaba comprometido con su familia, con su música y con su comunidad.

Dovid fue criado en un hogar religioso y frecuentemente ayudaba a su tío, que era cantor. Aparentemente esta temprana exposición a la música lo convenció de su vocación. Aunque siempre fue pobre, leía mucho y fue autodidacta en teoría de la música. Pasó un tiempo en Berlín, donde aprendió mucho sobre la interpretación musical. En 1909, a los 19 años, le ofrecieron el puesto de director en el coro de la Groyser Moyer-Shul (gran sinagoga amurallada) de Hamel. Después de varios años se mudó a Riga, donde también dirigió un coro y manejó la ópera y el teatro. En 1916 se unió a una compañía de teatro rusa y en 1921 regresó a Polonia, donde se convirtió en el director de orquesta de la sinagoga alemana de la calle Tlomotska de Varsovia. Ese mismo año, nació su primera y única hija, Marysia. En la Varsovia del período de entreguerras, una ciudad con un vibrante mundo musical judío, Ayznshtat rápidamente se convirtió en una parte integrante. Además de ser el director de la sinagoga y de los coros seculares, Ayznshtat arreglaba y componía canciones y música de teatro. También enseñaba música en varias escuelas judías de Varsovia e implementaba métodos de enseñanza modernos. Ayudó a fundar la Sociedad de Música Judía y el Instituto de Música de Varsovia. Asimismo publicó una enciclopedia de música popular en idish. Su carrera, sin embargo, se transformó radicalmente con el estallido de la guerra.

Como muchos artistas, Ayznshtat continuó enseñando y actuando en el gueto. Durante los años de su encierro, ayudó a fundar la Orquesta Sinfónica Judía y dio varios conciertos en el teatro Femina de la calle Leshno. Frecuentemente acompañaba a su hija Marysia, apodada el “ruiseñor del gueto". Dovid también enseñó, dio conciertos de piano y dirigió coros. En 1942, él y su esposa fueron seleccionados para ir en un transporte hacia Treblinka; mientras que su hija debía ir en otro diferente, pero como Marysia no soportaba ser separada de sus padres, salió corriendo y se dirigió hacia su padre. Allí recibió un disparo frente a sus padres, que estaban horrorizados. El matrimonio Ayznshtat fue asesinado poco tiempo después.

Referencias

Fater, Y., 1970. Yidishe muzik in poyln tsvishn beyde velt-milkohmes, Tel Aviv: Velt federatsye fun poylishe yidn.  

Stompor, S., 2001. Judisches Musik- und Theaterleben unter dem NS-Staat, Hannover: Europaisches Zentrum fur Judische Musik.