La música clásica fue una característica importante y reveladora de la radio durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día es difícil de imaginar que la música clásica pueda ser un tema tan central en tiempos de crisis nacional. Sin embargo, fue la banda sonora de la Segunda Guerra Mundial: Hitler ordenó que la obertura de Wagner, Die Meistersinger, presentara cada encuentro político de Nuremberg; Stalin organizó la difusión de la Séptima Sinfonía de Shostakovich en la primera línea de asedio a Leningrado, trasladando las partes orquestales a la ciudad sitiada; Oliver Messiaen compuso su innovador e influyente “Cuarteto para el fin de los tiempos” mientras estuvo encarcelado en el campo de prisioneros de guerra Stalag VIIIa; y Laurence Olivier encargó la música de Walton, Agincourt, para su película de Shakespeare, “Enrique V”, en época de guerra.

Para las transmisiones de radio de música clásica de la BBC – y muchas otras programaciones – hubo retos y temas que enfrentar, algunas cosas se resolvieron bien y otras mal, hubo resultados honorables pero también hubo resultados vergonzosos. Dicha música planteó cuestiones sobre la reproducción de obras de “compositores enemigos”; la posición de la música “nueva”; la importancia de los refugiados exiliados en la vida musical británica; y el impacto de la “desnazificación” de las transmisiones de radio británicas después de la guerra. Este artículo examina todo ello y la historia más general de tiempos de guerra de este género musical.

En la década de 1930, la radio BBC enfrentó una competencia importante de estaciones con financiación comercial provenientes del continente cercano (Radio Luxemburgo, Radio Normandía y muchas otras). Luego, cuando las divisiones de combate Panzer pasaron por Bélgica y el norte de Francia, la BBC recuperó su monopolio local de radiodifusión. Para bien o para mal, la BBC fue la voz dominante de Gran Bretaña y en Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. El patrón previo a 1940 de un Servicio Nacional, una variedad de Servicios Regionales en frecuencias separadas y el Servicio para el Extranjero de la BBC pronto se transformó en un Servicio Local y en algo denominado ‘Servicio de las Fuerzas’ o ‘Servicio General de las Fuerzas’. En ellos, la música clásica, o música “seria” como la BBC prefería llamarla, jugó un papel importante.

La importancia de la música clásica en la radio del Reino Unido fue realzada por el papel que jugó dicha música en una sociedad en guerra, y estaba simbolizada por los conciertos de mediodía de Myra Hess en la Galería Nacional de Londres. El gobierno que estuvo durante la guerra creó el ‘Consejo para estimular la música y las artes’ (“Council for the Encouragement of Music and the Arts” o CEMA) en 1940 con el fin de fomentar la actividad musical en el frente doméstico, mientras que la ‘Asociación del servicio nacional de entretenimiento’ (“Entertainments National Service Association”) no era sólo de comediantes y variedades, sino que brindaba también una buena gama de conciertos y música en vivo a las tropas que estaban en el país y en el extranjero. Mucha gente habla de un 'renacimiento cultural' durante los últimos años de la guerra, que se desarrolló aún más en época de paz. Entre sus frutos estuvo el ‘Consejo de arte’ (“Arts Council”), sucesor del CEMA, y la difusión de la presentación de Third Programme en septiembre de 1946.

Durante la guerra, para consternación de muchos puristas, la radio BBC incluyó muchos más programas de discos gramofónicos que los que se hubieran permitido antes de la guerra. Sin embargo, la principal fuente de programas eran las orquestas de la BBC, reorganizándose de diversas maneras según lo permitían las presiones de la guerra. La misma Orquesta Sinfónica de la BBC fue enviada en primera instancia a Bristol, ya que se pensaba que allí estaría más segura que en Londres. El bombardeo de la dársena de Bristol a partir de junio de 1940 puso fin a esa idea. Kenyon escribió: “a medida que las redadas aumentaban, se hacía cada vez más difícil justificar las salidas de noche. Los conciertos comenzaron a grabarse a la tarde y los ingenieros los transmitían a la noche”. Su siguiente hogar fue Bedford, donde la orquesta (aunque no su administración) permaneció desde junio de 1941hasta el fin de la guerra.

A pesar de todos los trastornos, un típico domingo del Servicio Local de 1942 incluía tres conciertos orquestales en vivo, dos recitales de música de cámara en vivo y uno de discos gramofónicos, más una charla del crítico de la BBC, Ralph Hill, sobre “la esencia de Brahms”. El resto de esta semana típica mostraba un patrón y volumen similares; nivel de producción que se mantuvo casi hasta el final de la guerra, cuando tanto los recursos como la mano de obra cambiaron el énfasis hacia las grabaciones comerciales. Desde 1940 hasta fines de 1943, la música clásica representó alrededor del quince por ciento de la transmisión del Servicio Local y casi el cuatro por ciento del Programa de las Fuerzas. La transmisión del Servicio Local pasó a un diez por ciento sólo en el último año de la guerra, cuando el porcentaje del Servicio General de las Fuerzas aumentó. El público de los programas de música clásica alcanzó niveles que nunca se lograron en períodos de paz. Si se tomara al azar cualquier viernes del mes de mayo de 1945, a la hora del almuerzo, alrededor de doscientos cincuenta mil adultos escuchaban la 5° Sinfonía de Beethoven, mientras que en un concierto de música vespertino de Gilbert y Sullivan la cifra llegaba a tres millones y medio de personas.

Las orquestas de la BBC y otras también daban conciertos en ciudades de todo el país. Malcolm Sargent, quien asumió como director de orquesta principal de los Conciertos Henry Wood Promenade en 1947, logró (al menos en parte) su reputación popular de esta manera. Garnham explicó que “su gira blitz con la Orquesta Filarmónica de Londres, llevando música orquestal a las salas de música y teatro de variedades de las principales ciudades provinciales, luego con gran sufrimiento bajo los bombardeos, fue una contribución tremendamente popular para el esfuerzo bélico.”

Los mismos Conciertos Henry Wood Promenade recibieron un golpe devastador cuando su casa tradicional, Queen’s Hall de Langham Place, fue destruida tras un bombardeo la noche del 10 al 11 de mayo de 1941. La fotografía de Henry Wood parado en medio de las ruinas de la sala se convirtió, en palabras del Doctor, en “un poderoso símbolo de resistencia y supervivencia en Gran Bretaña durante el Blitz”. Los Conciertos Henry Wood Promenade fueron reubicados en el Royal Albert Hall. Cuando la BBC retomó la presentación de estos conciertos en 1942, tanto los conciertos como los recitales de Myra Hess le dieron a Londres cierta continuidad cultural en una época de cambio y horror. Los Conciertos Henry Wood Promenade tuvieron que ser suspendidos a fines de junio de 1944, después de un fallido con una bomba voladora V1, pero se reanudaron a tiempo para que el moribundo Henry Wood completara su presentación final “con una transmisión contundente y memorable de la 7° Sinfonía de Beethoven el 28 de julio”.

La música de Beethoven estaba por todas partes, en particular en el audio característico de la resistencia durante la guerra, las primeras notas de su 5° sinfonía. Eso ocurría a pesar del debate sobre la reproducción de música “enemiga”. Esto está sujeto a ciertas discrepancias académicas, pero lo que sí está claro es que la BBC estaba reticente a transmitir los trabajos de compositores alemanes, italianos o finlandeses vivos bajo el argumento de que sus pagos de regalías serían destinados a naciones hostiles (o que al menos podían ser recolectados una vez que la guerra hubiera terminado). Algunos académicos sugirieron que la BBC operaba un proceso de exclusión mucho más ultranacionalista, especialmente de compositores alemanes, aunque la presencia dominante de Beethoven y Bach confunde cualquier sugerencia de una política de exclusión “racial”. Los compositores de la semana típica de 1942 fueron casi unánimemente los últimos maestros del canon clásico del siglo XIX, con la marcha de “Tannhauser” de Wagner en el Programa de las Fuerzas con una nota militar alemana.

El verdadero impacto se sintió en la música “nueva” (que representó en ese momento, antes y desde entonces, sólo una pequeña parte de las transmisiones radiofónicas, aunque atraía la atención desproporcionada de académicos de medios y de música). Arthur Bliss, quien sucedió a Adrian Boult como Director de Música de la BBC en 1942, creía “que en tiempos de guerra, la BBC debía dar especial apoyo y aliento a los compositores del Imperio Británico”. Como resultado, “el período que comenzó en 1942 fue uno en el cual la música nueva que se escuchaba en la radio se originaba casi exclusivamente en los países aliados a Gran Bretaña o que se sentían identificados con su causa en la guerra”. En esa semana típica no había difusión de “música nueva” que no fuera británica.

Desde una perspectiva moderna, podríamos suponer que la obra de Wagner estaría en el centro de tal exclusión, conociendo su papel en la escritura, según Rose “quizás el texto seminal del antisemitismo alemán moderno”, y el cariño de los dirigentes nazis por su música. En el evento, muchas de sus obras se tocaban regularmente. El primer concierto de la Orquesta Sinfónica de la BBC durante la serie de 1940 “con valentía dedicó toda la segunda parte (la cual fue transmitida) a extractos de óperas de Wagner”. En respuesta a una carta de queja, el crítico de música del Bristol Evening Post expresó lo que pensaba la mayoría y también la BBC: “por su incansable aplauso, el público desmintió el mito fantástico de que la música de Wagner no puede o no debe ser apreciada por la gente civilizada que está en guerra con Alemania”.

Mucha más dificultad rodeaba a la obra de Richard Strauss como consecuencia de su predisposición a aceptar puestos relacionados con la música durante el Tercer Reich; y por un tiempo sucedió con las transmisiones de “Finlandia” del compositor Sibelius, por su tono nacionalista sobre un país en guerra con la Unión Soviética, ‘aliado’ de Gran Bretaña. Incluso Max Bruch, prohibido por los nazis por su presunta ascendencia judía, fue puesto por la BBC en la lista donde “la empresa desea limitar la presentación de sus obras… a un mínimo por debajo de su aparición en tiempos de paz" porque las regalías a pagar por las interpretaciones de sus obras significaría menos disponible para "compositores británicos, aliados y amigos". Fue una dudosa distinción que compartió con Verdi, Puccini y otros.

Lo que en realidad se transmitía mucho exonera a la BBC de cualquier reclamo que dijera que excluía obras musicales de valor con carácter ultranacionalista. Sin embargo, el gobierno británico no se puede defender tan fácilmente por la reclusión de los llamados “enemigos extraterrestres”, muchos de los cuales eran en realidad refugiados de los países con los cuales Gran Bretaña estaba en guerra. Entre ellos se encontraba principalmente Hans Keller, un judío vienés que luego se convertiría en una de las fuerzas dominantes de la radio de música británica después de la guerra, pero él es simplemente el músico más conocido de todos los músicos detenidos en los campos de la Isla de Man y otros lugares. Las grandes personalidades de la BBC, en particular Adrian Bolt y Arthur Bliss, eran activas en la agitación para su liberación y a menudo, aunque no siempre, tenían éxito. Keller fue liberado del encierro el 23 de marzo de 1941.

Las figuras de la BBC tuvieron un papel especialmente honorable al desafiar al gobierno en este sentido considerando el amplio antisemitismo que en ese momento había dentro de la BBC. El historiador de la empresa, Jean Seaton, escribió que “la BBC mostró, tanto antes como durante la guerra, opiniones y decisiones que sencillamente eran antisemitas”, aunque también había claras excepciones como los esfuerzos de Boult y Bliss en nombre de los internados. Antes de que la realidad de los campos de la muerte se conociera, o al menos se comprendiera verdaderamente, había un deseo evidente de no meterse en lo que se pensaba era simplemente un “asunto interno” de Alemania; incluso, en ocasiones, se evitaba cualquier tema relacionado a los judíos de ese país por temor a empeorar su situación.

En la propia Alemania después de la guerra, la música clásica se convirtió en una herramienta de reconstrucción y desnazificación, una réplica irónica del uso que el régimen nazi hizo del canon musical austro alemán. Bajo la influencia de los músicos norteamericanos, la escuela de verano, Ferienkurse, de Darmstadt a partir de 1946 se convirtió en el acontecimiento central de la música modernista y presentó compositores como Schoenberg, Berg y Webern y también a sus sucesores: Milhaud, Varese y Honneger. Este enfoque dominó la escolaridad musical (aunque no la transmisión radial) durante gran parte del resto del siglo.

Es razonable concluir que, en términos generales, la BBC fue por excelencia “británica” en su transmisión de música clásica durante la guerra y que luchó con aspectos secundarios mientras esquivaba los centrales. En la práctica, la BBC transmitió por radio mucho de Beethoven y Mozart, algo de Wagner, bastante de Elgar y Vaughan Williams, e incluso hacia el final algo de Richard Strauss; una receta para programas de radio que jugó un papel valioso y valorado para sostener y  levantar a aquellos en el frente doméstico y del exterior. Como resultado, la radio de música clásica al menos mantuvo a Gran Bretaña firmemente en el corazón del Iluminismo europeo, incluso mientras alcanzaba su terrible apoteosis.

Por Tony Stoller

Referencias

Briggs, A., 1970. The History of Broadcasting in the United kingdom. Volume III The War of Words. London: Oxford University Press.

Doctor, J. R., Wright, D. C. H., and Kenyon, N., 2007. The Proms : A new history. London: Thames & Hudson.

Fox, C., 2007. Music after zero hour. Contemporary Music Review, 26 (1), 5-24.

Garnham, A., 2007. The BBC in possession. In: Doctor J, K. N., Wright D ed. The proms: A new history. London: Thames and Hudson.

Garnham, A. M., and Wintle, C., 2011. Hans Keller and internment : The development of an emigre musician, 1938-48. London: Plumbago.

Kenyon, N., 1981. The BBC symphony orchestra : The first fifty years 1930-1980. London: British Broadcasting Corporation.

Mackay, R., 2000. Being beastly to the Germans: Music, censorship and the BBC in World War 2. Historical Journal of Film, Radio and Television, 20 (4), 513-525.

Rose, P. L., 1992. Wagner : Race and revolution. New Haven: Yale University Press.

Seaton, J., 1987. The BBC and the Holocaust. European Journal of Communication, 2 (1), 53-80.