Paul Morgan fue una de las estrellas más famosas de los años 20’ y fue co-fundador de uno de los cabarets más ilustres de la Alemania de Weimar: el “Kadeko” de Berlín. A pesar de las invitaciones de Hollywood y el contacto con artistas, intelectuales y políticos de toda Europa Central, Morgan se rehusó a abandonar su tierra natal hasta que ya fue demasiado tarde. Lo arrestaron en marzo de 1938 y falleció de agotamiento pocos meses después en Buchenwald, donde muchos de sus ex-compañeros del cabaret también estaban encerrados con él.

Nació en 1886 en Viena en el marco de una familia austriaca judía. Georg Paul Morgenstern fue bautizado y criado como católico. Convencido desde niño que quería dedicarse a la vida en el escenario, Morgan estudió teatro y literatura y comenzó a actuar en teatros y cabarets pequeños antes de la Primera Guerra Mundial.

Durante la guerra, el pacifista Morgan logró evitar que lo convocaran puesto que tenía pie plano. También consiguió su primera gran oportunidad cuando reemplazó al reclutado Fritz Grünbaum en el cabaret ‘Simpl’.  En 1917 se casó y pocos años después empezó una carrera exitosa en el cine. A principios de 1920, Morgan se había convertido en un reconocido actor, cantante, escritor (compuso canciones con artistas como Willy Rosen) y organizador de teatro. Junto con Kurt Robitschek abrió el famoso ‘Cabaret de Cómicos’ (en alemán, Kabarett der Komiker, abreviado a ‘Kadeko’) en Berlín.

El cabaret intentaba ser una combinación innovadora del espectáculo de variedades y del teatro íntimo, y se convirtió en uno de los escenarios principales de la comedia de Europa. Hacia fines de 1920, con mucho éxito, los dos hombres mudaron su espectáculo a un nuevo teatro grande ubicado en el centro de la capital alemana. Para entonces, la mayoría de los artistas de cabaret famosos de la época habían actuado en su escenario. Ampliaron su alcance e incluyeron actuaciones de famosas estrellas internacionales. Simultáneamente intentaban negar la creciente presión de la extrema derecha.

Un año después de cambiar de lugar, muchos periódicos pusieron al cabaret en la lista negra y se rehusaron a imprimir sus anuncios. Los dos hombres sintieron un ataque económico y social. Poco después, las SA invadieron físicamente su teatro y subieron al escenario mientras el cabaret representaba una sátira en contra de Hitler. Esa fue para Morgan la gota que rebalsó el vaso y decidió abandonar Alemania.

Tras recibir una invitación para actuar en Hollywood, Morgan se fue a California por nueve meses y luego probó su cabaret en Suiza, aunque finalmente volvió a Austria. Si bien le resultaba difícil ganarse la vida en una Viena cada vez más reaccionaria, no quería irse y esperaba, como muchos otros, soportar lo que se creía era un gobierno temporario de la derecha. Para 1938, Robitschek logró mudarse permanentemente a los Estados Unidos, donde intentó sin éxito reestablecer el ‘Kadeko’ en Broadway. Morgan, sin embargo, fue arrestado y trasladado al campo de concentración de Dachau en marzo de 1938. Poco después, fue enviado a Buchenwald, donde participaba en los espectáculos informales que los prisioneros presentaban en sus barracas. Su mujer, que estaba en un lugar seguro, trabajaba desesperadamente para conseguir sus papeles y finalmente logró conseguirle una visa para Holanda. Sin embargo, fue demasiado tarde.

El 10 de diciembre de 1938, un líder de barraca encontró comida escondida en las camas de la barraca de Morgan. Como castigo, ordenaron que los prisioneros, que estaban congelados, hicieran ‘ejercicios de castigo’ que consistían en actividad aeróbica agotadora con su inadecuada ropa hasta el punto de sufrir un colapso. El periodista y ex prisionero Bruno Heilig recuerda ese día, cuando

un hombre se fue de la fila, se quitó la gorra y fue temblando hacia el líder de la barraca, quien miraba los ejercicios de castigo. Le dijo: “Estoy enfermo, tengo fiebre…”. Era el actor Paul Morgan. El líder de la barraca lo obligó a volver a la fila.”Todos los prisioneros de la barraca hacen ejercicios hasta que suena el silbato.” Paul Morgan fue trasladado en una camilla.

Referencias

Hippen, R., 1988. Es Liegt in der Luft: Kabarett im Dritten Reich, Zürich: Pendo-Verlag.  

Stompor, S., 2001. Judisches Musik- und Theaterleben unter dem NS-Staat, Hannover: Europaisches Zentrum fur Judische Musik.  

Paul Morgan Photo from http://www.max-ehrlich.org/