Karl Weigl (1881-1949)

Pocos compositores judíos emigrados pueden identificarse con el espíritu del romanticismo vienés del fin de siglo como Karl Weigl. Estudió piano de joven con Alexander Zemlinsky, recibió clases de composición de Robert Fuchs y trabajó como repetidor con Gustav Mahler. Sus primeras obras se interpretaban con regularidad en toda Europa y se emitían por la radio y eran elogiadas tanto por los tradicionalistas como por los modernistas. Arnold Schoenberg dijo:

Siempre le consideré como uno de los mejores compositores de esta antigua generación, uno de los que continuó la digna tradición vienesa... realmente conserva esta vieja cultura de un espíritu musical que es una de las mejores partes de la cultura vienesa.

¿Cómo es que un portador de la antorcha de la música vienesa tan consolidado pasó de ser un nombre conocido en Europa a trabajar en puestos de enseñanza temporales en Estados Unidos? La historia de Karl Weigl es un ejemplo más de cómo los nazis alteraron el canon musical de la música clásica de principios del siglo XX a través de sus equivocados intentos de remodelar los paisajes "raciales" de Europa.

Karl Weigl nació el 6 de febrero de 1881 en una época de renovación para la ciudad de Viena.

Se crió en un barrio de clase media en la Gumpoldstrasse, el primer distrito de Viena. Su padre, Ludwig, trabajaba como empleado de banca y su madre, Gabrielle Stein-Jeitteles, se encargaba del hogar. Ambos eran ávidos amantes de la música. Esta afición se trasladó a Karl, que comenzó a componer a los 11 años, completando tres obras cortas para piano en 1892 (Gavotte Op.1, Weinachtenlied (Canción de Navidad) Op.2, Valse lente Op.3). Cuatro años más tarde, a instancias de su madre, Karl comenzó a tomar clases particulares de música con un amigo de la familia, Alexander Zemlinsky. Esta relación influyó en la formación de la estética compositiva de Weigl.

Weigl completó su educación inicial en el K.K. Franz-Joseph Gymnasium en 1899 y se matriculó en la Universidad de Viena, donde estudió Musicología con el profesor Guido Adler, y en el Conservatorio de Artes Escénicas (Koservatorium der Gesellschaft der Musikfreunde). En el conservatorio, Weigl centró sus estudios en el piano con Anton Door, la teoría musical con Hermann Door y la composición con Robert Fuchs, entre cuyos ex alumnos se encontraba una deslumbrante variedad de compositores como Gustav Mahler, Franz Schreker, Hugo Wolf, Franz Schmidt y Alexander Zemlinsky, entre otros. Weigl recibió su diploma de estudios de piano en 1901. Al año siguiente se diplomó en composición y recibió la medalla de plata Zusnerlieder Preis por su composición Im Grünen (En el campo). En mayo de 1903 Weigl se doctoró tras completar con éxito su tesis sobre el compositor Emanuel Aloys Föster.

El talento de Weigl como músico era evidente y en 1904 fue contratado por Gustav Mahler como repetidor en la Ópera de la Corte de Viena, puesto que conservó durante dos años. Weigl también estaba perfeccionando sus habilidades compositivas y se unió al efímero grupo de compositores Vereinigung Schaffender Tonkünstler (Sociedad de Músicos Creativos) fundado por Schoenberg, Zemlinsky y Oskar Posa. La pertenencia al grupo le proporcionó contactos fundamentales en el mundo de la música. Un ejemplo de la influencia del grupo es el estreno de su Cuarteto de cuerda nº 1, que fue interpretado por el famoso Cuarteto Rosé por recomendación de Schoenberg.

Weigel produjo numerosas composiciones en las primeras etapas de su carrera, destacando 1910 como un año significativo. Weigl recibió en 1910 el Premio Beethoven de la Gesellschaft der Musikfreunde (Sociedad de Amigos de la Música) por su Cuarteto de cuerda nº 3 en la mayor, op. 4. En mayo, la ADMV Tonkunstlerfest celebrada en Zúrich estrenó su Sinfonía nº 1 en mi mayor, op. 5l; la obra obtuvo atención internacional y consiguió un contrato de 10 años con la editorial Universal Edition. También en 1910, la amistad profesional de Weigl con la intérprete de música moderna y cantante Elsa Pazeller se volvió romántica y se casaron en noviembre. La pareja tuvo una hija, María, al año siguiente, pero su matrimonio no iba a durar y se divorciaron en 1913.

Al estallar la primera guerra mundial, la carrera de Weigl quedó en suspenso mientras cumplía el servicio militar obligatorio. Debido a su mala vista, sus tareas consistían principalmente en trabajos de oficina en Viena, Karlovac y Zagreb. Tras el final de la guerra, en 1918, Weigl retomó su carrera en Viena. Recibió un aprendizaje de contrapunto y composición en el Nuevo Conservatorio de Viena y tomó alumnos particulares. Una de estas alumnas fue la pianista, compositora y musicoterapeuta Vallerie (Vally) Pick con la que Weigl se casó posteriormente en 1921.

Tres años más tarde, las composiciones de Weigl obtuvieron un mayor reconocimiento cuando ganó el premio cultural de la ciudad de Viena. Otros premiados ese año fueron Alban Berg, Anton Webern y Franz Schmidt, entre otros. En 1925, Weigl pudo centrarse principalmente en la composición, y muchas de sus obras fueron contratadas por las principales editoriales europeas, como Schott, Universal Edition y Strache, y sus obras orquestales fueron contratadas por destacados directores como Franz Schreker, George Szell y Wilhelm Furtwängler. Sus obras instrumentales de cámara también se hicieron cada vez más populares y fueron interpretadas por destacados conjuntos como los cuartetos Busch, Rosé y Havemann. En medio de estos éxitos profesionales, Vally y Karl dieron la bienvenida a su único hijo, Johannes Wolfgang, en 1926.

Durante los siete años siguientes, Weigl continuó su exitosa trayectoria en los círculos académicos y de composición. En 1929 recibió el título honorífico de profesor por parte del gobierno austriaco y sucedió al compositor Hans Gál como profesor de teoría y composición en el Institut für Musikwissenschaft (Instituto de Musicología) de la Universidad de Viena.

A principios de 1933, la trayectoria ascendente de Weigl se vio repentinamente interrumpida cuando Adolf Hitler llegó al poder y comenzó a aprobar leyes antisemitas. Las representaciones de sus obras disminuyeron drásticamente en Alemania y Austria. Las editoriales que antes habían defendido su obra empezaron a dejar de imprimir las piezas e ignoraron por completo las nuevas composiciones. Como consecuencia, Weigl se vio obligado a aumentar su actividad docente para compensar la pérdida de ingresos. En el plazo de un año, su cátedra fue cancelada y Weigl se vio obligado a depender casi exclusivamente de su estudio privado. A pesar de estas dificultades, consiguió que se publicara su Cuarteto de cuerda nº 5 en sol mayor, Op.31, en 1936. Sin embargo, ésta sería su última obra publicada en Europa durante su vida.

Los Weigl, al igual que muchas familias judías de Austria, parecían considerar que los efectos de las políticas cada vez más antisemitas de Alemania eran en gran medida evitables mientras permanecieran fuera de ese país. Sin embargo, esta falsa sensación de seguridad se deshizo tras la anexión de Austria por parte de Alemania el 12 de marzo de 1938. Sólo dos días antes, la Suite de Cuadros y Cuentos de Weigl fue interpretada por la Wiener Konzertorchester. Esta fue la última interpretación austriaca de cualquiera de sus obras en muchos años.

Con la incorporación de Austria al Reich alemán, las leyes antisemitas fueron codificadas en la legislación austriaca. El acoso antisemita también se hizo cada vez más común. En mayo de 1938, la cuñada de Wiegl, May Leichter, fue arrestada en una de las frecuentes redadas nazis de disidentes. Poco después, la familia comenzó el complejo y costoso proceso de emigración. Entre los montones de documentación requerida para las solicitudes, el gobierno nazi exigía un certificado de autorización fiscal y un permiso de salida. Además, muchos países de acogida exigían declaraciones juradas firmadas que garantizaran que alguien del país de acogida se haría responsable económicamente de los solicitantes. Los Weigl se dirigieron a todos los contactos posibles en el extranjero para conseguir esta documentación vital. Una de las respuestas del estadounidense Frederick Jacobi pone de manifiesto las dificultades de dicha solicitud. En una carta dirigida a los Wiegl, aborda la situación del empleo en Estados Unidos y les aconseja que

Deben estar preparados para una dificultad considerable y para una espera de quizás un lapso de tiempo considerable antes de encontrar algo.

Durante los meses de verano de 1938, los Weigl continuaron su campaña de envío de cartas en busca de alguien que pudiera ayudarles. Su búsqueda les llevó a varios conocidos que estaban en condiciones de ayudar en el proceso de emigración, así como de proporcionar ayuda financiera. Este grupo incluía al historiador económico Antonie Stolper, a Irene Wiley y a su marido John, cónsul de Estados Unidos en Viena. Irene también había ayudado a Sigmund Freud en su huida de Viena. La propia declaración jurada estaba firmada por alguien a quien los Weigl no conocían, el Sr. Ira Hirschmann, entusiasta de la música y vicepresidente de los grandes almacenes Bloomingdale. Mucho más tarde, el Centro Internacional de Cuáqueros de Viena prestó su apoyo.

Con los papeles en regla, los Weigl iniciaron el 15 de septiembre de 1938 el arduo viaje a través de Suiza y Francia hasta Southampton, Inglaterra, donde embarcaron en el SS Statendam el 1 de octubre. Karl y Vally no volvieron a pisar Europa.

El exilio

La llegada de los Weigl a Nueva York el 9 de octubre fue agridulce. Si bien fueron recibidos calurosamente y disfrutaron del apoyo de varias organizaciones de ayuda, llegaron noticias de Viena anunciando la muerte de la madre de Karl. Poco después de su llegada, su hijo Johannes fue enviado a vivir con una familia cuáquera sustituta en Connecticut mientras los Weigl buscaban trabajo. Este acuerdo se convirtió en permanente, aparte de las visitas de vacaciones. En septiembre de 1939, tanto Karl como Vally habían conseguido un trabajo a tiempo parcial, así como estudiantes particulares, y pudieron alquilar un apartamento en Manhattan, cerca de Central Park. Permanecieron en el número 55 de la calle 95 Oeste durante el resto de sus vidas.

Karl también comenzó a componer de nuevo. Dos de las primeras obras compuestas en Estados Unidos -ambas canciones- se titulaban acertadamente "El glorioso vagabundo" y "El refugiado". También compuso varias obras instrumentales en este primer año, entre ellas un reflejo de su casa Tänze aus Wien (Danzas de Viena) para orquesta, el Cuarteto de cuerda nº 6 en do mayor y su Trío para violín, violonchelo y piano dedicado a Ira Hirschmann.

Durante los diez años siguientes, Karl trabajó en una sucesión de puestos docentes, la mayoría de ellos temporales. El primero fue un puesto a tiempo parcial en la Hartt School of Music de Hartford, Connecticut. En 1941, pasó a impartir cursos en la YMCA del lado oeste de la ciudad de Nueva York y al año siguiente consiguió un puesto a tiempo parcial como asistente editorial y de investigación en la Biblioteca Pública de Nueva York. Las constantes luchas financieras hicieron que encontrar tiempo para componer fuera un reto, pero en un giro afortunado, tanto él como Vally fueron invitados a residir en la colonia de artistas MacDowell en los meses de verano de 1942 y 1943.

Estos indultos tan necesarios fueron fugaces y en el otoño de 1943, Karl volvió a trabajar como profesor sustituto, esta vez en el Brooklyn College. Conservó este puesto hasta 1945. El final de la Segunda Guerra Mundial dio a los Weigl la oportunidad de hacer balance de los años anteriores. Tras huir de su país de origen, lograron ponerse a salvo en Estados Unidos y obtuvieron la ciudadanía en 1944. Desgraciadamente, la exitosa carrera de Karl en Europa no se trasladó fácilmente a América y los Weigl tuvieron que lidiar con años de inestabilidad financiera y la pérdida de muchos familiares y amigos. Estos factores, junto con los continuos desplazamientos hacia y desde varios puestos de enseñanza, comenzaron a manifestarse en forma de una letanía de problemas de salud para Karl.

Estos problemas se agravaron cuando aceptó el puesto de director de teoría musical en el Conservatorio de Música de Boston en 1945. Esto requería viajar semanalmente entre la ciudad de Nueva York y Boston, lo que supuso una carga adicional para la ya frágil salud de Weigl. Al empeorar su estado de salud, Weigl dejó el Conservatorio de Boston y aceptó un puesto en la Academia de Música de Filadelfia en 1948. Aunque el trayecto a Filadelfia suponía la mitad de la distancia que sus excursiones a Boston, la salud de Weigl siguió empeorando desde finales de 1948 hasta 1949, con problemas de corazón y anemia crónica. A pesar de su grave estado de salud, siguió componiendo y en mayo de 1949 completó su Cuarteto de cuerda nº 8. Sólo unos meses después de la finalización de la obra, Karl Weigl murió a los 68 años el 11 de agosto de 1949.

Música y legado

Aunque Karl Weigl es reconocido ante todo como compositor, sus contribuciones a la educación han dejado una huella indeleble en la música occidental del siglo XX. Entre los alumnos de Weigl se encuentran algunas de las principales voces del canon occidental, como Erich Korngold, Kurt Roger, Hanns Eisler y Erich Zeisl, entre muchos otros, mientras que formó parte del profesorado de muchas universidades importantes.

La estética compositiva de Weigl está arraigada en la tradición centroeuropea y es representativa del romanticismo austro-germánico de fin de siglo que predominaba en la Viena de principios del siglo XX. Muchas de sus obras orquestales muestran similitudes con las grandes formas estructurales de Bruckner. Su antiguo maestro Robert Fuchs es una influencia musical de su estilo romántico vienés, que otros importantes contemporáneos como Zemlinsky, Schreker y Schoenberg abandonaron al incorporarse al entorno modernista de la República de Weimar en Berlín. Brahms también es una influencia en el estilo compositivo de Weigl. En sus propias palabras,

Le debo la pureza de la técnica compositiva y la seriedad del trabajo temático y, no en último lugar, una nueva visión de los maestros con los que él mismo había estudiado: Haydn, Mozart, Haendel, Bach y los compositores vocales más antiguos.

Muchas de sus obras fueron interpretadas por las principales orquestas europeas, dirigidas por gente como Bruno Walter, Wilhelm Furtwängler y Leopold Stokowski. En total, la producción de Weigl consta de seis sinfonías, ocho cuartetos de cuerda y numerosas obras orquestales, de cámara y para piano. También fue un prolífico compositor para voz. Entre sus obras vocales destacan su ópera Der Rattenfänger von Hameln (El cazador de ratas de Hamelín) op. 24 (1932), composiciones corales y una amplia colección de lieder, que abarcan toda su vida.

En su apogeo compositivo, sus obras fueron elogiadas por gente como Mahler, Schreker, Zemlinsky, Richard Strauss y Schoenberg, que consideraban el estilo de Weigl como una reliquia de la antigua cultura musical vienesa, al tiempo que lo elogiaban como uno de los mejores compositores de su generación. Sus importantes contribuciones a la música clásica occidental son una pieza esencial del gran rompecabezas de la música de principios del siglo XX, que ahora está siendo reconocida y reconsiderada tras décadas de olvido.

Ryan Hugh Ross

Fuentes

Juliane Brand, "Karl Weigl : A Biographical Overview", sitio web de la Fundación Karl Weigl, consultado el 25 de junio de 2021, URL: www.karlweigl.org

Juliane Brand, "Karl Weigl's Final Years, 1938-1949: Una historia de perseverancia", sitio web de la Fundación Karl Weigl, consultado el 25 de junio de 2021, URL: www.karlweigl.org

Juliane Brand, ed. Claudia Maurer Zenck, Peter Petersen, Sophie Fetthauer, "Karl Wiegl" en Lexikon verfolgter Musiker und Musikerinnen der NS-Zeit, Hamburgo: Universität Hamburg, 2007, consultado el 25 de junio de 2021, URL: www.lexm.uni-hamburg.de/object/lexm_lexmperson_00002688

Charlotte Erwin, revisado por Michael Meckna, "Karl Weigl", Grove Music Online. Oxford University Press. 2001. Consultado el 25 de junio de 2021, URL: doi.org/10.1093/gmo/9781561592630.article.30029

"Estudio cronológico de la vida de Karl Weigl, 1881-1949", sitio web de la Fundación Karl Weigl, consultado el 1 de julio de 2021, URL: www.karlweigl.org

Michael Haas, "The Jugendstil School of Schoenberg, Schreker, Zemlinsky and Weigl", en Forbidden Music : The Jewish Composers Banned by the Nazis, Yale University Press, 2013, pp.80-98.

Walter Frisch, Kevin C. Karnes, "Brahms and the Newer Generation: Personal Reminiscences by Alexander von Zemlinsky and Karl Weigl", en Brahms and His World (Revised Edition) Princeton University Press, p.425-29, 2009, consultado el 9 de julio de 2021 a través de JSTOR, URL: www.jstor.org/stable/j.ctt7rxmx.25