Paul Arma es una figura crucial en la historia de la música de la resistencia francesa, tanto por las canciones que compuso como por sus incansables esfuerzos por preservar el enorme organismo de música creado durante la guerra. Arma consideraba que las canciones de la resistencia no eran simplemente fuentes de esperanza y actos de valentía durante la guerra, sino también importantes elementos para conservar como símbolos del espíritu nacional de Francia. Su nombre original era Imre Weisshaus y nació en 1905. Este pianista húngaro, director de orquesta y compositor estudió con Bartok en la Academia de Franz Liszt de Budapest. Trabajó como director de orquestas y coros en Berlín y Lepizig hasta 1933, antes de ser arrestado por las SS de Leipzig por espiar a los alemanes y por sus conexiones con grupos intelectuales y artísticos de vanguardia. Si bien no lo consideraron una amenaza como para ser encarcelado, las SS sometieron a Paul Arma a una ejecución simulada antes de liberarlo. Posteriormente huyó a París, donde trabajó hasta 1939 como pianista para Radio-París y escribió canciones de apoyo a los republicanos españoles de las Brigadas Internacionales como 'Madrid' y 'No pasarán'. Después de la llegada de los nazis, Paul Arma compuso Les chants du silence (Las canciones del silencio) sobre textos de Vercors, Eluard, Romain Rolland, Paul Claudel, entre otros, y escribió: 'durante un período, cuando en Francia la libertad tenía que darse en el marco del silencio prescrito... canté silencio para chantajear a la vida’. Durante la guerra, Paul Arma secretamente reunió más de 1.800 canciones francesas y transcribió las melodías junto con su esposa. Después de la guerra, envió un pedido a la radio y a periódicos nacionales de Francia, España, Hungría, Italia, Ucrania, Armenia y Bulgaria para poder incorporar canciones adicionales a su colección. Tuvo una gran respuesta: los oyentes le enviaron más de 1.300 canciones. De octubre a diciembre de 1945, Paul Arma transmitió varias de estas canciones por la radio como parte de una serie intitulada La Résistance qui chante (Canto de resistencia). El 20 de octubre de 1945, en la apertura de su segundo programa, dio el siguiente discurso patriótico:

Terminemos con la resistencia que llora, porque lo real, porque la única resistencia es la que canta como el futuro, que canta como una mañana soleada, como la juventud que se avecina, que canta como el nacimiento de una idea, como un acto de liberación, que canta como un claro cielo azul... La verdadera resistencia es la que canta, que canta por un mañana; la verdadera resistencia es la del pueblo del futuro... Mil trescientas canciones constituyen uno de los folclores más sorprendentes que la humanidad haya conocido... Nuestros mártires tenían un triunfo claro en los ojos y en sus labios, una canción. Es hermoso que Francia haya sabido sonreír y cantar durante su período de tristeza más profundo. Es la prueba más bella de su fuerza y la marca más duradera de nuestro espíritu inmortal. No, la resistencia no está muerta; cobra vida con las canciones. Dedicado a todos nuestros camaradas, aquí está La Resistance qui chante.

Desde 1954 hasta 1984, Paul Arma realizó investigaciones sobre la música electromagnética y también hizo 81 esculturas de madera y metal sobre el tema de música llamado Musiques sculptées (Música esculpida). En la década de 1980, se convirtió en ciudadano francés, fue galardonado con el premio S.A.C.E.M. Enesco y fue nombrado Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor, Oficial de la Orden Nacional de las Artes y las Letras, y Oficial de la Orden Nacional del Mérito. Falleció en 1987 y su esposa donó su colección de música al Musée régionale de la Résistance et de la déportation de Thionville (Museo Regional de la Resistencia y de la Deportación de Thionville).

Por Daisy Fancourt

Referencias

Chimello, Sylvia La Résistance en chantant (Paris, 2004).