La chanson des V

Il ne faut pas
Désespérer
On les aura.
Il ne faut pas
Vous arrêter
De résister.
N’oubliez pas
La lettre V
Ecrivez la chantonnez la VVVV.
Sur les murs et
Sur les paves
Faites des V
Mais vous pouvez
Faire endever
Les Doryphores
Et sans remords
Et sans danger
Vous sifflerez
Et chanterez
VVVV

La chanson des V (ESPAÑOL)

No
Desesperen
Los atraparemos.
Esperen.
Para resistir
No olviden
La letra ‘v’
Escriban la melodía de vvvv.
En las paredes y
En las aceras.
Escriban la letra ‘v’
Pero pueden
Intentar
Escarabajos de Colorado [una especie de criatura hambrienta]
Y sin remordimiento
Y sin peligro
Pueden silbar
Y cantar
vvvv.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el motivo de apertura de la Sinfonía N° 5 de Beethoven se convirtió en un poderoso símbolo para las fuerzas aliadas. El patrón rítmico de ‘corto-corto-corto-largo’ correspondía en el código morse a la letra ‘v’ de ‘victoria’, que era un reconocido símbolo del esfuerzo bélico, mayormente realizado por Winston Churchill cuando formaba una ‘v’ con los dedos índice y medio de su mano derecha levantada. También fue adoptado como símbolo nacional norteamericano después de la guerra junto con el águila calva.

Si bien quizás resulta irónico que una pieza musical alemana se convirtiera en una fuente de consuelo de las tropas británicas en particular durante los bombardeos de Inglaterra, mucha gente disfrutaba de la ironía de que una música alemana proporcionara una fuerza estimulante para el esfuerzo bélico. El mismo Beethoven era un paladín de la libertad personal y un símbolo de resistencia ante la dictadura, y se alejó de Napoleón en 1804 cuando éste se autoproclamó “Emperador de los franceses”.

Los franceses también adoptaron la Sinfonía N° 5 de Beethoven como un ícono de solidaridad y resistencia. Durante el peor bombardeo alemán sobre Londres en la primavera de 1941, Maurice van Moppes escribió la letra para los primeros compases de la sinfonía y la denominó La chanson des V (“La canción de la ‘V’”). La canción fue transmitida por la Radio-Londres el 1 de junio de 1944, cuando las fuerzas aliadas le enviaron los primeros mensajes a Francia para que se preparara para el ataque. También se incluyó un volante intitulado Chansons de la BBC que la Royal Air Force (la fuerza aérea británica) lanzó desde paracaídas en Francia con el fin levantar el ánimo, alentar a la resistencia y demostrar el apoyo a los británicos.

Por Daisy Fancourt

Referencias

Hamburger, Michael ed., Beethoven: Letters, Journals and Conversations (New York, 1960)

Van Moppes, Maurice Chansons de la BBC et images de Paris (Paris, 1945)