Chant Préjocistes cantada por Benjamin Clark con acompañamiento de Daisy Fancourt.

Prejociste (French)

Demain que sera l'existence?
Que nous reserve l'avenir
Peine chagrin revers souffrance
Maux donc il faut prémunir
Préjocistes levons la tete
Car la JOC suit nos pas
Et sa phalange encore est prete
A nous seconder de ses bras
 
Demain, conquerons nos usines
Unis dans la fraternité
A nos voisins, a nos voisines
Glissons la doux mot charité
Portons le Christ a ceux qui permettent
Qui, comme nous, gagnent leur pain
Que nos gais refrains les entrainent
Vers la Vrai, la Paix et le Bien
 
Pour etre un Apotre sincere
Il faut un coeur de conquerant
Que notre conduite exemplaire
Touche surtout l'indifferent
Gagnons les enfants de votre age
A la préjoc, bercait joyeux
Fils de la ville et du village
Serrons nos rangs victorieux!

Prejociste (Esp)

¿Qué habrá allí mañana?
Estamos dejando a un lado el futuro
Apenas sufrimos contratiempos
Así que debemos cuidarnos del mal.
Préjocistes [trabajadores cristianos adolescentes], levanten sus cabezas
Porque la Juventud Obrera Cristiana sigue nuestros pasos
Y la formación militar está lista de nuevo
Para apoyarnos con sus armas.

Mañana, conquistemos las fábricas
Unidos en la hermandad
A todos nuestros vecinos.
Difundamos la palabra dulce caridad
Llevándole a Jesús a aquellos que nos lo permiten
Que, como nosotros, se ganan el pan.
Que nuestros coros alegres los guíen
Hacia la verdad, la paz y el bien.

Para ser un verdadero apóstol
Se requiere del corazón de un conquistador.
Nuestro comportamiento perfecto
Le afecta principalmente a aquellos que son políticamente indiferentes,
Persuadiendo a los niños de vuestra edad
Para conformar la pre Juventud Obrera Cristiana, que se mueve felizmente.
Hijo de la ciudad y la aldea
¡Cerremos nuestras filas victoriosos!

Pierre Schaeffer con el phonogene en su estudio de 1951, CC GRM.

Chant de la Jeunesse Francaise cantada por Benjamin Clark con acompañamiento de Daisy Fancourt.

Chant de Jeuness (Original)

Sous le cloches de fete
Nous sommes nés
Sous le glas des défaites
Nos vingt ans ont sonné
 
Debout Jeunes de France
levez le front
En nous lui 'espérance
Des années qui viendront

Si la France est meurtrié
Ses gars vaillants
Et ses filles jolies
Lui feront ce serment
Nous te releverons

Chant de Jeuness (Esp)

Bajo las campanas de las celebraciones [por el fin de la Primera Guerra Mundial]
Nacimos
Con campanadas de derrotas
Nuestros veinte años han sonado.

Parada, juventud de Francia
Levanta la frente
En la juventud, ponemos nuestra esperanza
En los años venideros.

Si Francia resulta herida
Sus muchachos valientes
Y chicas lindas
Harán este juramento al país
Levantaremos a Francia nuevamente.

 

Después de la caída de Francia en 1940, comenzaron las tensiones entre el Gobierno de Vichy y diversas organizaciones de la sociedad francesa. Esto fue lo que ocurrió particularmente con las organizaciones juveniles, ya que Vichy se consideraba responsable de generar jóvenes según la visión del Estado para preservar la armonía social. Varios grupos juveniles se enfocaban explícitamente en la música, como Les petits chanteurs à la croix du bois (Los pequeños cantores de la cruz de madera), para cantantes jóvenes, Jeunesse Musicales de France (Juventud musical de Francia), que daba conciertos para alumnos de secundaria, y Jeune France (Francia joven) que entrenaba a compositores. Para otros, la música era parte de una experiencia integral de la juventud, como para Compagnons de la musique (Compañeros de la música) y Chantiers de jeunesse (Campos juveniles). Los movimientos de jóvenes religiosos, como Jeunesse Ouvrière Chrétienne (Jóvenes Cristianos Trabajadores), se encontraron con algunas dificultades por el control simultáneo de la Iglesia y del Estado. Todos estos grupos contaban con el apoyo de Radio-Jeunesse (Radio de la Juventud), fundada en agosto de 1940 bajo el lema la jeunesse à le droit a chanter (‘los jóvenes tienen derecho a cantar’). Sus esfuerzos son un testimonio de las vibrantes tradiciones de canto que existían en el sur de Francia y de la importancia que se le daba a las canciones, tanto por sus intentos de colaboración como de resistencia.

Jeunesse Ouvrière Chrétienne (Jóvenes Cristianos Trabajadores)

Después de la derrota de Francia en la Guerra Franco-Prusiana, la Iglesia y el Estado mantuvieron una relación un tanto conflictiva. Desde 1889 estuvieron separados, y en 1905 oficialmente se aprobó una ley que establecía el laicismo del Estado. Sin embargo, con la división de Francia en 1940, la Iglesia y Vichy encontraron un terreno común, ya que ambos compartían un sentimiento de desdén frente a la Tercera República, una época que acababa de terminar. Pétain y Vichy pensaban que la Tercera República era la responsable de la derrota de Francia y consideraban que la religión era necesaria para una sociedad estable. La Iglesia, por su parte, culpó a este período de la historia de instalar varias décadas de una sociedad laica. Por lo tanto, la Iglesia Católica se puso del lado de Vichy para apoyar el deseo de Pétain de establecer un Estado libre de divisiones internas, anarquía, guerra civil y la contaminación del pecado. La Iglesia y Vichy se pusieron de acuerdo en cuestiones sociales tales como el anti-divorcio y el anti-ateísmo, decidieron brindar educación religiosa y lamentaron la decadencia moral del país. La Iglesia inicialmente ni siquiera se opuso a legislación anti-judía ya que no le gustaba el hecho de que los judíos resistieran la asimilación de la sociedad y destruyeran cualquier esperanza de una cultura religiosa homogénea. El 19 de diciembre de 1940, el cardenal Gerlier, uno de los portavoces de la Iglesia Católica en Francia, formalizó la relación con la afirmación “Pétain es Francia y Francia hoy es Pétain”.

Esta tregua tuvo como resultado la creación de un importante organismo de música. Entre 1938 y 1939, la organización Jeunesse Ouvrière Chrétienne (Jóvenes Cristianos Trabajadores), que existía desde la década de 1920, tuvo cada vez más problemas para mantener a los niños en el sistema educativo hasta los 16 años. En respuesta, organizó un servicio previo de incorporación para niños menores de 16 con el fin de alentarlos a permanecer en la escuela. Con la creación del Estado de Vichy, Pétain incentivó activamente a este movimiento, y se convirtió en su promotor. El canto era parte integral del programa ya que consideraban que ayudaba a levantar el ánimo y a fomentar el espíritu de equipo.

Una de las canciones distribuidas en forma de panfleto por la organización juvenil JOC (Jeunesse Ouvrière Chrétienne o Jóvenes trabajadores cristianos) fue intitulada Chant Préjocistes (Canción de los trabajadores más jóvenes). La canción fue dirigida a los niños menores de 16 años para iniciarlos en las creencias de la Jeunesse Ouvrière Chrétienne.

Se publicaron más de 400 canciones en panfletos de fácil distribución; muchas de ellas, reestrenos de canciones antiguas como La route enchantée (La carretera encantada), que honraba las alegrías de la vida, y fue popularizada por Trenet en la década de 1930. Muchas canciones elogiaban a Pétain y a Vichy, como Vers la grandeur (Por la grandeza) de 1942. Sin embargo, este apoyo político gradualmente debilitó la alianza de la organización Jóvenes Cristianos Trabajadores con la Iglesia. Cuando los Jóvenes Cristianos Trabajadores se dieron cuenta de que las ideas de Vichy se alejaban cada vez más de sus propios principios, comenzaron a distanciarse y se rebelaron contra los campos de trabajo forzado (Service Travail Obligatoire) creados por los nazis en colaboración con Vichy. Se negaron a integrarse al plan de Vichy de una única organización juvenil e ignoraron la presión de la Iglesia para apoyar a Pétain. Este comportamiento no sólo puso nervioso al Régimen de Vichy sino también a los nazis, y en 1940 la organización Jóvenes Cristianos Trabajadores fue la primera organización de música juvenil en ser prohibida, luego de que algunos miembros se infiltraran en los campos de trabajo forzado y difundieran ideas anti-alemanas.

Chantiers de Jeunesse (Campos juveniles)

La organización Chantiers de Jeunesse (Campos juveniles) sufrió un destino similar al de la organización Jeunesse Ouvrière Chrétienne (Jóvenes Cristianos Trabajadores). Creada en 1940 como una alternativa para el servicio militar obligatorio en la Francia ocupada, alentaba la actividad física, la proximidad a la naturaleza y la ayuda comunitaria. Los valores de jerarquía y los principios tradicionales de Chantiers de Jeunesse se ajustaban al nuevo lema de Pétain: travail, famille, patrie (“trabajo, familia, patria”). En un intento por ayudar a Francia para recuperarse de la derrota, el gobierno puso el énfasis en el canto comunitario, que consideraba una fuerza unificadora y una actividad física saludable. El musicólogo Patrice Coirault y el compositor Joseph Cantaloube organizaron la publicación de dos ediciones de la compañía editorial Chiron de canciones militares en 1942 y 1943. Cantaloube también difundió estas canciones a través de conferencias, en la radio y en clases escolares. Las canciones creadas después de 1942 alentaban cada vez más la colaboración pero tuvieron poco impacto. Sin embargo, como pasó con los Jóvenes Cristianos Trabajadores, los nazis comenzaron a sospechar del grupo y cuando ocuparon el sur de Francia, 16.000 miembros fueron enviados a campos de trabajo forzado en Alemania. El grupo se disolvió en 1944.

Compagnons de la musique (Compañeros de la música)

Otra organización juvenil en la que la música jugaba un papel fundamental fue Compagnons de la musique (Compañeros de la música), creada por Louis Liébard en 1942. Ésta fue una rama del primer movimiento juvenil que surgió tras la derrota de Francia, Compagnons de France (Compañeros franceses), creado para reagrupar, alimentar y hospedar a los adolescentes perdidos en el camino durante el éxodo (que se refiere al período comprendido entre mayo y junio de 1940, cuando la población francesa huyó hacia el sur para escapar de los nazis). Ponía un fuerte énfasis en obras teatrales, en la mímica y en el canto para crear unidad. La Marseillaise (La canción de Marsella) y Maréchal, nous voila! (¡Mariscal, aquí estamos!) se cantaban con frecuencia. El grupo redescubrió viejas canciones folclóricas y aprendió las nociones elementales de la teoría de la música. Puesto que vivían juntos en Francia libre, sus miembros también hacían trabajos de mantenimiento y tareas agrícolas, pero usaban identidades falsas para escapar del enrolamiento a los campos de trabajo forzado. Liébard persuadió a Vichy para invertir en el proyecto y organizó conciertos para entretenimiento familiar. El grupo viajó a París en 1944, donde conocieron a Edith Piaf y, después del final de la guerra, se juntaron con ella bajo el nuevo nombre Compagnons de la chanson (Compañeros de la canción) y grabaron la canción Les trois cloches (Las tres campanas).

Jeunesse musicales de France (Juventud musical de Francia)

Otros grupos se focalizaban en la música clásica. La aún existente Jeunesse musicales de France (Juventud musical de Francia) fue establecida en 1939 por René Nicoly, jefe de la publicación Durand Editions, cuando le pidieron que preparara conciertos para alumnos de secundaria de París que recibían formación militar. Propuso conciertos semanales de una hora de duración con música de Mozart, Schubert y Haydn, como así también de compositores franceses como Fauré, Debussy y Honegger para contrarrestar la débil educación musical de otros lugares. Otras iniciativas similares de aquel momento incluían Loisirs musicaux de la jeunesse (Entretenimiento musical de la juventud), Evolution musicale de la jeunesse (Evolución musical de la juventud) y Movement musical des jeunes (Movimiento musical de la juventud) de Paul Arma y Darius Milhaud. La Juventud musical de Francia fue un éxito inmediato y llegó a otras ciudades: convocó un total de 20.000 jóvenes a sus conciertos, y llegó a muchos más a través de sus transmisiones en Radio-París. Los nazis aprobaron la iniciativa ya que ayudaban a mantener el orden en la capital: ofrecían una hora de actividad controlada los jueves entre las 6pm y las 7pm y reducían el desempleo entre los músicos. En 1942 se convirtió oficialmente en parte del Comité national de propagande pour musique (Comité Nacional para la Propaganda Musical), y a partir de ese momento el Estado colaboró con su financiación. También participó en el proyecto cultural de Vichy: programaba conciertos de compositores autorizados y fomentaba con énfasis la música en la educación, tal como había propuesto Alfred Cortot. Sin embargo, la Juventud musical de Francia se negó a integrarse a uno de los grupos juveniles de Pétain o colaboracionistas y mantuvo cierta independencia bajo el liderazgo de Nicoly. Para evitar la contaminación del apoyo nazi, el grupo 'renació' en 1944 como una federación internacional con el objetivo de “trabajar activamente contra las causas de los conflictos internacionales a través del lenguaje universal de la música”. Hoy en día se cree que la audiencia anual de los conciertos patrocinados por la Juventud musical de Francia supera el millón de oyentes y que es la red de música juvenil más grande del mundo.

Jeune France (Francia Joven)

El movimiento Jeune France (Francia joven), al igual que la Juventud musical de Francia, se enfocaba en la música clásica. Fue organizado por el compositor y locutor Pierre Schaeffer. Fue fundado en 1940 por Messiaen, Jolivet, Baudrier, Daniel-Lesur y Schaeffer y tenía como objetivo la renovación cultural de Francia a través de eventos culturales y artísticos orientados a la juventud. Fue presidido por Cortot e inicialmente parecía encajar directamente con las iniciativas de Vichy.

Sin embargo, la organización generó crecientes sospechas y en 1942, después de un himno que evocaba las tragedias de la guerra y que fue distribuido con música compuesta por el mismo Schaeffer, la organización fue amenazada y rápidamente disuelta. Ésta fue sólo una de las peleas de Schaeffer con Vichy, ya que su Club d’Essai (grupo experimental) se involucró con la resistencia francesa en 1942.

Este himno fue escrito por Pierre Schaeffer en respuesta al mensaje de Maréchal Pétain dirigido a todos los jóvenes el 20 de octubre de 1940. A través de Radio-Jeunesse (la estación de radio de la juventud), Pétain intentó incitar a la juventud de Francia a apoyar el armisticio con Alemania. Schaeffer, sin embargo, los alentó a defender el país.

 

Petits chanteurs à la croix de bois (Los pequeños cantores de la cruz de madera)

Finalmente, algunas organizaciones juveniles no permitían que las controlara ningún partido político, como Petits chanteurs à la croix de bois. Establecida en París en 1907 como una escuela de coro (y la única que no estaba vinculada a una institución), esta organización se trasladó a Lyon en 1940, antes de regresar a París en 1943. Las actuaciones del grupo incluyeron una visita a Vichy durante la ocupación. Su repertorio incluía obras de compositores franceses como Vincent d' Indy, Claude Debussy, Maurice Ravel, Jacques Ibert y Claude Delvincourt, y el grupo a veces era acompañado por Maurice Duruflé. Durante la guerra esta organización viajó a Suiza, donde el director Abbot Maillet tuvo la idea de tocar para los prisioneros franceses con el fin de levantarles el ánimo. En 1942, después de dos años y medio de rechazos por parte de los nazis, Petits chanteurs finalmente consiguió el permiso para viajar a los campos de prisioneros, donde ofrecieron mensajes de esperanza a través de su canto. Tan poderosas eran sus visitas que surgieron pequeños coros según su imagen. Después de la liberación, el Padre Maillet fundó la Federación Internacional de Pequeños Cantores para fomentar estos movimientos.
 
Por Daisy Fancourt

Referencias

Beaunez, Roger Jocistes dans la tourmente: histoire des jocistes (JOC-JOCF) de la région Parisienne 1937-1947 (Paris, 1989)

Blanc, Jean-Jacques Ils étaient Compagnons de la Musique... La préhistoire des Conmpagnons de la Chanson (Perigueux, 2008)

Curtis, Michael ‘The Churches and Antisemitism’ Verdict on Vichy: power and prejudice in the Vichy France regime (London, 2002)

Duriez, Bruno Chrétiens et ouvriers en France: 1937-1970 (2001)

Lespinard, Bernadette ‘Le répertoire choral des mouvements de jeunesse’ La Vie Musicale Sous Vichy, ed. Chimenes, (Brussels, 2001)

Yannick, Simon ‘Les Jeunesses musicales de France’ La Vie Musicale Sous Vichy, ed. Chimenes, (Brussels, 2001)