Gueto cantada por Carol Tellerman, 1998.

Geto

Mir shteyen bay di vent 
Mit hertser mit farklemte 
Mit aropgelozte hent, 
Vi bay a veynendiker verbe. 
Es kukn oygn shtar
Un zinken ayn tif in der vatkeyt 
Un s'blaybt in zey der tzaar
Di eybikeyt...

Shver tsu zen di velt durkh enge moyern 
Di shayn hobn farshtelt
Di geto - toyern 
Farmakhst di oygn nor,
Dan zestu alts vi in a kholem 
S'dershaynt vi oyfn der vor
Di groyse velt

Geto!
Dikh fargesn vel ikh ken mol nit 
Ekho
Iz dayn hartzike,
Dayn troerik lid
Kh'ze do dayne trern
Dayne umet un dayn payn
K'her do dayn gebet:
Vos vet zayn? Vos vet zayn?

In dayne geto - geslekh iz mir eng
Dos hartz azoy batribt
Un khotsch kh'farshtey s'tut vey - 
Dokh iz mir azoy lib...
Geto!
Dikh fargesn vel ikh keyn mol nit!

Traducción (Español)

Estamos parados al lado de los muros,
Con angustia, perdidos e indefensos,
Nuestras manos cuelgan y caen
Al igual que las ramas del sauce llorón.
En la mirada de ojos vacíos,
Que miran ciegamente a través de la densidad
Sólo hay dolor,
El infinito.

Es difícil ver el mundo a través de viviendas
abarrotadas de gente,
Las puertas altas de los muros del gueto se dispersan
Sin embargo, cuando cierras los ojos,
Entonces todo parece un sueño, 
Y casi supones
Que es un gran mundo.

¡Gueto!
En mis recuerdos nunca morirás
Mi música fúnebre
Es tu canción
Sincera y triste.
Veo tu llanto
Y tu tristeza,
Y escucho tus súplicas,
¿Qué pasará?, ¿qué pasará?
No hay lugar en los callejones del gueto,
La tristeza está en el corazón,
Aunque conozco el dolor,
El amor siempre prevalece.
¡Gueto!
¡En mis recuerdos nunca morirás!

La canción “Gueto” fue compuesta en Vilna por Kasriel Broydo, uno de los escritores y compositores más prolíficos del gueto. Se interpretó dentro de la revista musical Men ken gornit visn (Nunca se sabe).

Carol Tellerman

Carol Tellerman nació el 15 de diciembre de 1922 en Chelm Lubelsky, Polonia. Es la sobreviviente más antigua del conocido coro judío Hazomir de Lodz, Polonia. El coro Hazomir se fundó en 1899 y fue el más importante de Polonia. El coro Hazomir cantaba un repertorio clásico que incluía la “Sinfonía N° 9” de Beethoven, “Samson” de Handel, “Réquiem” y “La Traviata” (en idish) de Verdi y “Las cuatro estaciones” de Vivaldi. Los miembros del coro que sobrevivieron hicieron una presentación en el Gueto de Lodz en 1941.

Carol fue separada de su marido, Morris, durante la guerra y enterró sola a su hija, Pearl. Milagrosamente se reunieron en 1945 en el campo de refugiados Feldafing, donde conoció la canción "Gueto" a través de su primo Abraham Zygielbaum, actor y hermano de Arthur ‘Szmul’ Zygielbaum. En 1947, Carol y Morris emigraron a los Estados Unidos. Treinta y dos miembros de su familia fueron asesinados.

En 1998, a los 75 años, Carol cantó “Gueto” de Kasriel Broydo en el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos. Fue en ocasión de una ceremonia organizada por el Secretario de Estado polaco para otorgar póstumamente la medalla conocida como Chancellor’s Medal, el honor más importante del país, a su primo Arthur ‘Szmul’ Zygielbaum. Luego Carol apareció en el documental de PBS “Zamir: Jewish Voices Return to Poland” (Zamir: voces judías vuelven a Polonia). Carol fue voluntaria en el Holocaust Documentation and Education Center of North Miami, Florida (centro de documentación y educación del Holocausto) por 18 años  y la cantante líder de los grupos culturales idish en el Templo Beth El de Hollywood, Florida, por 10 años.

Arthur 'Szmul' Zygielbaum fue el líder de la clandestinidad en el gueto de Varsovia y salió de contrabando para pedir ayuda a los gobiernos aliados. A pesar de sus esfuerzos no pudo conseguir ningún tipo de asistencia y sacrificó su vida en un intento por salvar a los últimos los judíos de Europa. Su carta final, con fecha 11 de mayo de 1943, decía lo siguiente:

La responsabilidad por el crimen de asesinato de toda la población judía de Polonia reside en primera instancia en los perpetradores, pero indirectamente también recae sobre toda la humanidad, sobre los pueblos y sobre los gobiernos de los estados aliados, que hasta el momento no han tomado medidas concretas para detener este crimen... No puedo permanecer callado y no puedo seguir viviendo mientras que aquellos que quedan de la nación judía de Polonia, a quienes represento, se están muriendo... Mi vida le pertenece al pueblo judío de Polonia y por lo tanto se la doy a ellos... Que mi muerte se convierta en un enérgico grito de protesta contra la indiferencia del mundo, que es testigo del exterminio del pueblo judío sin tomar medidas para evitarlo. En nuestra época, la vida humana tiene poco valor. Como no logré alcanzar el éxito en mi vida, espero que mi muerte pueda sacudir la indiferencia de quienes (tal vez incluso en este momento extremo) podrían salvar a los judíos que siguen vivos en Polonia... Me despido de todos y de aquellos a quienes amé.