En los guetos de Europa Oriental, había un gran problema por la creciente cantidad de huérfanos. En la mayoría de los casos, había insuficientes fondos para abrir orfanatos; generalmente, los niños tenían que valerse por propios medios y dependían de la suerte o de la generosidad de personas caritativas. Una de esas personas fue la profesora, poeta y periodista Leah Rudnitski, que llevó a un huérfano a su casa en el gueto de Vilna. Rudnitski escribió una de las canciones de cuna más bellas que sobrevivieron del gueto, intitulada Dremlen feygl oyf di tsvaygn (“Las aves dormitan en las ramas”) y adaptó una melodía del compositor judío ruso Leyb Yampolski.

Leah Rudnitski nació en la ciudad de Kalwarija, Lituania, en 1916. A temprana edad mostró su talento como poeta y se trasladó primero a la ciudad de Kovno, donde publicó su trabajo en revistas literarias judías, y luego en 1939 se mudó a la ciudad de Vilna, donde rápidamente se integró a la escena literaria idish. En 1940, cuando la ciudad todavía estaba bajo la ocupación rusa, se incorporó al personal editorial de la revista idish Vilna Emes (“La verdad de Vilna”). Después de la invasión alemana, en 1941, su poesía cambió, ya que reflejaba el empeoramiento de las condiciones de los judíos de Lituania con imágenes oscuras y trágicas. En ese momento, compuso un libro pequeño de poemas, produjo una colección de canciones y fue una integrante activa del círculo literario y artístico del gueto. Era una escritora prolífica, su poesía fue seleccionada al menos dos veces para premios literarios.

Además de sus actividades culturales, Rudnitski estaba muy involucrada con la resistencia partisana. Colaboró en actos de sabotaje y estaba en contacto con los otros combatientes de la resistencia en los alrededores de Vilna. Su trabajo formal en el gueto era el de manejar un taller de costura, donde una de sus trabajadoras fue Pesye Aronowicz. En una de las selecciones frecuentes, Aronowicz y sus dos hijos fueron enviados a Ponar. Aronowicz no murió: iba a ser una de las últimas en ser fusiladas pero, cuando cayó la noche, se arrastró, salió de la fosa de Ponar y logró llegar nuevamente al gueto. Cuando arribó al taller de Rudnitski, herida e histérica, logró convencerla de lo que había presenciado. Eso alentó a Rudnitski para continuar con sus actividades clandestinas. Finalmente fue detenida por la Gestapo, junto con el escritor de canciones y partisano Hirsh Glik, y fue enviada a Treblinka donde fue asesinada.

Referencias

Freund, F., Ruttner, F. & Safrian, H. eds., Ess Firt Kejn Weg Zurik.: Geschichte und Lieder des Ghettos von Wilna, 1941-1943, Vienna: Picus.  

Kalisch, S. & Meister, B., 1985. Yes, We Sang! Songs of the Ghettos and Concentration Camps, New York: Harper and Row.  

Lau, E. & Pampuch, S. eds., 1994. Draußen steht eine bange Nacht: Lieder und Gedichte aus deutschen Konzentrationslagern., Frankfurt/ M: Fischer.