Para 1945, las Hitlerjugend o Juventudes Hitlerianas, habían incorporado a casi todos los jóvenes alemanes del Reich, y cientos y cientos de chicas se afiliaron a su organización hermana, la Bund deutscher Mädel o Liga de Mujeres Alemanas. El entrenamiento físico y mental de los jóvenes alemanes era una de las prioridades del Partido Nazi y se le daba mucha importancia a las actividades infantiles y a la educación. El principal organizador y líder de las Hitlerjugend, Baldur von Schirach, era considerado uno de los oficiales nazis más importantes del Reich. Dentro del sistema de ejercicios militares, programas educativos, marchas, campamentos y servicios comunitarios que formaban parte de las actividades de las Juventudes Hitlerianas, se ponía especial énfasis en la música, particularmente en el canto grupal. Según un memo interno de las Hitlerjugend,

precisamente en festejos y eventos musicales tenemos una excelente oportunidad de lograr un efecto político más allá de la formación típica. Las canciones tienen el más amplio poder para construir comunidades. Por lo tanto, las usamos deliberadamente en los momentos en que queremos despertar la consciencia de ser parte de una comunidad para profundizar el poder de dicha experiencia.

Las Hitlerjugend se crearon a principios de 1920, cuando el Partido Nazi todavía era un movimiento periférico. Con el ascenso de los nazis al poder en 1933, von Schirach tomó el control de las Hitlerjugend y supervisó la gran expansión del grupo en cuanto a su membresía y actividades. En diciembre de 1936, se declaró la ley de las Juventudes Hitlerianas y la membresía fue obligatoria para todos los jóvenes de Alemania. Esto se logró, en parte, por la prohibición de otros grupos juveniles y por la incorporación de esos miembros a las Hitlerjugend. El objetivo de la organización era inculcar disciplina, amor por Alemania y educar a los jóvenes dentro del pensamiento nazi:

Más allá de la influencia de los padres y la escuela, toda la juventud alemana debe ser educada exclusivamente en cuerpo, mente y conducta dentro del espíritu Nacionalsocialista, para el servicio de la gente y su comunidad.

Junto con su líder de música Wolfgang Stumme, von Schirach enfatizó el poder de la música y la canción en la educación de las Juventudes Hitlerianas, y él mismo escribió varias canciones de las Hitlerjugend. La música tenía un papel destacado en el plan de estudios de las Juventudes Hitlerianas y los chicos recibían clases regulares de capacitación formal en música (vocal e instrumental). Se crearon cientos de grupos musicales de las Hitlerjugend, que actuaban en fiestas de cumpleaños de altos funcionarios nazis y celebraciones nazis; algunos incluso actuaban internacionalmente. El canto grupal era considerado particularmente importante como medio para generar cohesión grupal y obediencia y se publicaron varios libros de música con esta finalidad. Irónicamente, estas actividades formaban parte de muchas prácticas musicales comunes a grupos juveniles comunistas e izquierdistas (se ponía énfasis en crear música grupal en vez de actuaciones individuales, la importancia de canciones populares, el uso de la música para incentivar la solidaridad grupal) y habitualmente usaban las mismas canciones, solamente cambiaban las letras para promover la visión nazi. Las Hitlerjugend también incorporaron bastante música instrumental, particularmente bandas de metales.

Un ex miembro de las Juventudes Hitlerianas recordó:

Las canciones que cantábamos, los poemas que recitábamos, todo era brillante, luminoso y claro; el sol y la tierra nos pertenecían y mañana también el mundo entero iba a ser nuestro.

 

Referencias

Kater, M.H., 1997. The Twisted Muse: Musicians and their Music in the Third Reich, Oxford: Oxford University Press.  

Heister, H. ed., 2001. "Entartete Musik" 1938-- Weimar und die Ambivalenz: ein Projekt der Hochschule für Musik Franz Liszt Weimar zum Kulturstadtjahr 1999. , Saarbrücken: Pfau.  

Meyer, M., 1993. The Politics of Music in the Third Reich, New York: Peter Lang.  

Niedhart, G. & Broderick, G. eds., Lieder in Politik und Alltag des Nationalsozialismus, Frankfurt/M: Lang.  

Peterson, P. ed., Zündende Lieder - Verbrannte Musik: Folgen des Nazifaschismus für Hamburger Musiker und Musikerinnen, Hamburg: VSA-Verlag.  

Potter, P., 1998. Most German of the Arts: Musicology and Society from the Weimar Republic to the end of Hitler's Reich, New Haven: Yale University Press.  

www.dhm.de/lemo/html/dokumente/hjgesetz/index.html (text in German of the declaration of the Hitler Youth from 1935).