Compuesta y cantada por Yankele Hershkowitz en el gueto de Lodz. Interpretada por Yosef Mulaz y grabada por Gila Flam en Israel en 1985.

Idish

A ‘pensjonat’
Letra: Yankele Hershkowitz

Verso 1:

A ‘pensjonat’ gevot oy makhn,
Oy vey,
A ‘pensjonat’ gevot oy makhn,
Fresn, zoyfn in uplakhn,
Oy vey, oy vey,
Fresn, zoyfn in uplakhn,
Oy vey, oy vey, oy vey

Verso 2:

A ‘pensjonat’ an idilye,
Oy vey,
A ‘pensjonat’ an idilye,
Mit muzik un mit a vilye,
Oy vey, oy vey,
Mit muzik un mit a vily,
Oy vey, oy vey,  oy vey.

Español

La pensión
Letra: Yankele Hershkowitz

Verso 1:

Una pensión decidieron construir,
Oy vey,
Una pensión decidieron construir,
Comer, beben y ríen,
Oy vey, oy vey,
Comer, beben y ríen,
Oy vey, oy vey, oy vey.

Verso 2:

Una pensión, exclusiva,
Oy vey,
Una pensión, exclusiva,
Con música y casa de campo,
Oy vey, oy vey,
Con música y casa de campo,
Oy vey, oy vey, oy vey.

Esta canción es una parodia de una canción idish, Af dif felder, grine fólder (“En los campos verdes, en la llanura”) y utiliza el estribillo de esa canción (‘oy vey’). Es la única canción compuesta por Yankele Hershkowitz que parafrasea una canción original. La balada original, escrita por el conocido poeta idish Zalman Shneor, habla de un soldado que agoniza en algún lugar de campos verdes durante la Primera Guerra Mundial y le pide a un pájaro que no le diga a su madre de su muerte. El tema subyacente de la versión del gueto también es la muerte.

La canción es una crítica del Beirat, que en 1941 creó el pensjonat, un centro recreativo en los campos verdes de Marysin. Marysin también tenía orfanatos, centros juveniles y un cementerio. Los miembros del Beirat no conocían la escasez, mientras que los habitantes del gueto pasaban hambre. No sentían culpa ni vergüenza por vivir la ‘buena vida’ en el gueto.

En el pensjonat (una palabra en polaco-alemán-idish), como se describe en el primer verso grabado, los miembros del Beirat comen y ríen. La segunda estrofa nos cuenta del alto nivel de vida que disfrutaban. Todos los versos riman, excepto para el ‘oy vey, oy vey’ que representa el dolor de los habitantes.