Esta canción fue cantada por Yaakov Rotenberg y grabada por Gila Flam en Israel en 1985. Rotenberg recuerda cuando se presentó en el Teatro de Revista de Lodz.

Idish

Ikh bin an inteligent
 
Verso 1:
Ikh bin an inteligentl,
Ikh es nisht mit dem hentl,
Oyb ir vilt a documentl,
Tsayg ikh aykh dus bald.
Ikh fil mikh du posvoysku,
Ikh es kokletn koloyske,
In ikh shray gevalt!
  
Estribillo:
Oy, halt mir s’tepl!
S’tepl halt mir!
In di kartofl,
Oykh bashmalts mir!
Vus toyg mir glikn,
In di rayes shtipn,
Vus toyg mir zupn,
Oy, zup,zup!
 
Verso 2:
Es tsit mikh shoyn shtark baym mugn,
Di fis viln mir nisht trugn,
Az es hengt a ratsie in di rayn
Dan ver ikh shoyn gesint.
Di zup is haynt mit knokhn,
S’iz yom-tov in der vokhns,
Men tut arayn ale tsores brekhn
In men zingt azoy:
  
Estribillo:
Halt mir s’tepl …
 

Español

Verso 1:

Soy intelectual,
No comeré con las manos,
Pero si quieres ver un documento,
Te mostraré enseguida.
Aquí me siento bien como en casa,
Mientras como albóndigas de carne de caballo,
Sofocadas de colonia,
Y sin embargo grito gevalt!

Estribillo:

Ay, sostén mi tazón,
¡Sostén mi tazón!
Y las patatas,
¡Repártelas por todos lados!
Qué suerte tengo,
Me empujan en las colas,
¡Qué sopa conseguí!
¡Ay! ¡Sopa, sopa!

Verso 2:

Mi estómago está en agonía,
Mis pies ya no me llevarán más,
Pero si hay una ración de alimento
Entonces vuelvo a estar bien.
Hoy tenemos sopa de huesos,
Vamos a celebrar,
Así que dejemos de lado todos nuestros problemas
Y cantemos...

Estribillo:

Ay, sostén mi tazón…

Esta canción describe el destino del “pequeño intelectual” y hace referencia a la suerte de cada judío en el gueto, que diariamente debía enfrentar los empujones en las colas para conseguir sus necesidades vitales. En el segundo verso se hace una descripción muy realista del hambre por un lado y de la comida asquerosa por el otro. Por lo tanto, cuando se hacía una sopa de huesos básica, había un motivo para celebrar y cantar.

La canción utiliza la ironía sutil y el humor. Se interpretó en el escenario para entretener al público hambriento. El teatro fue censurado por Rumkowski y su gente, por lo que tuvieron que ocultar todo tipo de crítica.