Idish

Makh tsi di eygelekh
  
Letra: Isaiah Shpigl
Melodía: David Beyglman
 
Makh tsi di eygelekh
Ot kimen feygelekh
In krayzn do arim
Tsikopns fin dayn vig.
Dus pekl in der hant,
Dus hoyz in ash in brand,
Mir lozn zikh, mayn kind,
Zikhn glik.
 
Di velt hot got farmakht,
In imetim iz nakht –
Zi vart of indz
Mit shoyder in mit shrek.
Mir shteyen bayde du,
In shverer, shverer shu
In veysn nisht vihin
S’firt der veg.
 
Men hot indz naket, bloyz
Faryugt fin indzer hoyz.
In fintsternish,
Getribn indz in feld,
In shturem, hugl,  vint
Hot indz bagleyt, mayn kind,
Bagleyt indz inem opgrint
Fin der velt.   

Español

Cierra los ojos
 
Letra: Isaiah Shpigl
Melodía: David Beyglman
 
Cierra los ojitos
Vienen pajaritos
Y están dando vueltas alrededor
La cabeza de tu cuna
El equipaje en mano
Nuestra casa en cenizas
Nos vamos, hijo
En busca de suerte.
 
Dios ha cerrado el mundo
Y la noche nos rodea
Y nos espera
Llena de horror y de miedo
Nosotros dos estamos aquí
En este momento tan difícil
No sabemos dónde
Nos conducirá este camino.
 
Desnudos
Fuimos perseguidos desde nuestra casa
En la oscuridad
Fuimos impulsados hacia el campo
La tormenta, el granizo y el viento
Nos han acompañado, hijo
Nos acompañaron
En el abismo del mundo.

Makh tsi di eygelekh (“Cierra los ojos”) fue compuesta para el teatro del gueto e interpretada en el gueto por la cantante Ella Diament. La canción fue escrita por Isaiah Shpigl, escritor, poeta, ensayista y maestro que sobrevivió al gueto de Lodz y a Auschwitz (1906-1990), y por el compositor y director de orquesta Dovid Beyglman (1887-1944). Ninguno de los sobrevivientes que fueron entrevistados por Gila Flam para su libro de canciones del gueto de Lodz pudo recordar la canción. Las canciones se publicaron en varias colecciones, incluyendo la colección de Shmerke Kaczerginsky (1948:92), y la grabación que aquí se encuentra también fue realizada por él para el Comité Histórico de Munich de 1946. Los sobrevivientes de Lodz no pudieron recordar la canción porque Rumkowski la censuró, Isaiah Shpigl fue amenazado con la deportación y la canción nunca más volvió a ser interpretada.

Ésta es una canción de cuna, que era uno de los géneros más populares de la música folclórica y del teatro musical. En una típica canción de cuna judía, la madre tranquiliza al niño para que se duerma con la promesa de que se vienen tiempos agradables. El padre suele estar ausente, afuera, para ganar dinero para la educación del niño. Sin embargo, se dice que su regreso es inminente. La composición del Shpigl invierte este concepto: el padre nunca volverá a casa. El niño se acuesta a dormir en un campo abierto a merced de los elementos, la casa de sus padres fue completamente enterrada.

Ésta es una de las canciones desesperadas compuestas para una audiencia en el gueto de Lodz. La naturaleza no sonríe, Dios trajo la noche al mundo del niño, y el viento y el granizo acompañan al niño y al cantante en la profundidad de la tierra. 

La música es una especie de híbrido musical: una canción de cuna-tango. Evidentemente, las melodías de tango eran muy populares en ese período y el contraste entre la letra horrorosa y la melodía dulce hacen que la canción sea todavía más oscura y aterradora.