El organista y compositor Siegfried Würzburger nació el 29 de mayo de 1877 en Frankfurt del Meno. Durante su juventud recibió clases privadas de canto y de piano. Más tarde estudió piano y teoría con Iwan Knoll en el Hoch'sches Konservatorium. También tomó clases de órgano con Carl Breidenstein, profesor del conservatorio y director del coro de la Gran Sinagoga de Frankfurt. Después de casarse con la pianista y pedagoga Gertrud Hirsch en 1907, Würzburger fundó una escuela privada de música. Enseñó órgano, voz y piano. Junto con su esposa fundó el Jugend musiziert, festival de música juvenil local.

Desde 1911 hasta la Kristallnacht (del 9 al 10 de noviembre de 1938), Würzburger se desempeñó como organista de la sinagoga Westend de Frankfurt. Mostró su profundo compromiso con el órgano, no sólo como intérprete del culto judío, sino también como solista en los conciertos que se celebraban en la sinagoga. Casi ciego por una discapacidad congénita, su excelente habilidad auditiva definió su musicalidad. En los servicios de oración, a menudo improvisaba, especialmente antes y después de la liturgia. La mayoría de sus improvisaciones se basaban en temas musicales tomados de música litúrgica judía, pero también tocaba la literatura de órgano de los grandes maestros, incluyendo a Johann Sebastian Bach y Dietrich Buxtehude. Después de 1933, Siegfried Würzburger también ocupó un importante puesto en la Jüdischer Kulturbund (un conjunto judíos de artes escénicas mantenido por los nazis entre 1933 y 1941), donde actuó en numerosos conciertos, como solista y como acompañante.

Sin embargo, la relación de Würzburger con el órgano fue mucho más allá del hecho de simplemente tocar para vivir. En su tiempo libre, leía libros sobre órgano de Albert Schweitzer y desarrolló una muy buena comprensión técnica del instrumento. Su conexión con el órgano se vio reflejada en una construcción inusual de su casa. Allí instaló un órgano de pedal, que a través de un mecanismo especial podía adjuntarse al piano. De esa manera, el piano podía convertirse y tocaba como un órgano. Esto le permitió practicar en su casa y dar lecciones de órgano con técnica.

Dos de sus composiciones de órgano sobrevivieron, Passacaglia über “Moaus-zur” (1933) y Passacaglia und Fugue über “Kol Nidrei” (1933), a través de su alumna Martha Sommer Hirsch, quien se llevó los manuscritos a los Estados Unidos. Hirsch luego se los envió al hijo menor de Würzburger, Kenneth Ward (anteriormente Karl Robert Würzburger), quien fue trasladado a Inglaterra con el último Kindertransport (misión de rescate para niños judíos) que tuvo lugar nueve meses antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Passacaglia und Fugue se basa en la oración central de Yom Kipur, Kol Nidrei, que se recita al comienzo del servicio vespertino, luego de que los rollos de la Torá se sacan del arca. La oración en arameo es una especie de declaración en la cual se anulan todos los votos personales hechos a Dios. El mismo Würzburger tocó la primera noche en la sinagoga de Wiesbaden en abril de 1934.

El estilo de Würzburger sigue muchos preludios, fugas y variaciones para órgano de compositores según la tradición de Joseph Rheinberger, quien produjo obras sólidas con objetividad deliberada y características individuales. Por su estilo (polifónico), Fugue encaja fácilmente en el género de música eclesiástica de la Gebrauchsfuge, donde domina el uso simétrico del tema sobre el estilo contemporáneo.

Si Siegfried Würzburger no hubiera dejado un repertorio para órgano único y sustancial, podría haber sido más influyente como profesor de órgano. De hecho, su labor como pedagogo fue de gran importancia teniendo en cuenta a los muchos organistas que salieron de su escuela. Algunos continuaron con la tradición judeo-alemana de órgano. Tres de ellos se desempeñaron como sustitutos de órgano en la sinagoga de Westend antes de emigrar: Martha Sommer Hirsch (1918), que en 1939 viajó vía Holanda e Inglaterra hacia los Estados Unidos, donde trabajó durante 44 años como organista en la congregación Habonim de la ciudad de Nueva York; el hijo de Würzburger, Walter (1914–95), quien emigró a Francia en 1933, continuó con sus estudios de composición en Australia a partir de 1940 y se estableció en Inglaterra en 1951 (aunque nunca trabajó como organista nuevamente, compuso dos obras para órgano, una fuga en 1943, y un preludio y fuga en 1991; ambos dedicados al compañero emigrante y músico Uwe Radok); y especialmente Herbert Fromm, un organista talentoso que se convirtió en uno de los compositores más prolíficos de la sinagoga reformista y que dejó una extensa obra de diferentes géneros.

Puesto que Würzburger era casi ciego y su hijo Hans padecía de asma severo, la emigración fue imposible. El 21 de octubre de 1941, Würzburger, su esposa y su hijo fueron deportados al gueto de Lodz. Allí murió de la fragilidad y frío en la calle Gnesen 26 el 12 de febrero de 1942, en los brazos de su alumno Fritz Schafranek.

Por Tina Frühauf

Referencias

Frühauf, T. (2005). Orgel und Orgelmusik in deutsch-jüdischer Kultur. Hildesheim: Georg Olms.

Frühauf, T. (2009). The organ and its music in German-Jewish culture. New York: Oxford University Press.

Ward, K. (2006). … And then the music stopped playing. Suffolk: Braiswick.