Yaakov Rotenberg canta esta canción y la grabación fue realizada por Gila Flam en Israel.

Idish

Nor Zorgt nisht yidn
[Amerike hot erklert]
Letra: Yankele Hershkowitz
  
Estribillo:
Nor zorgt nisht yidn,
In zayts tsefridn,
Az indzere tsores veln nemen an ek.
Az got vet geybn,
Mir veln darleybn
Veln mir ale yidn
Kayn erets yisruel avek.
 
Verso 1:
Amerike hot erklert,
Zi makht di velt bakant
Az England miz upgeybn
Di yidn dus gantse land.
Me tantst in ale gasn,
In di shtibn iz fraylakh,
Az England shraybt shoyn inter,
Oyf deym nayem yur a meylekh. 
  
Estribillo: Nor zorgt nisht yidn
 
Verso 2:
Mir hobn shoyn eroplanen,
Yidish militer,
Koyln, biksn in harmatn
In mashin-gever!
  
Estribillo: Nor Zorgt nisht yidn… 

Español

Letra: Yankele Hershkowitz
 

Estribillo:
No se preocupen, judíos
Sean felices
Ya que nuestros problemas terminarán
Con la ayuda de Dios.
Podremos sobrevivir
Y todos nosotros, judíos
Saldremos hacia la tierra de Israel.
  
Verso 1:
Estados Unidos hizo una declaración
Y la está divulgando por todo el mundo
Que Inglaterra debe cederle
Un país a los judíos.
Están bailando en las calles
Y están celebrando en las casas
Porque Inglaterra está a punto de firmar
¡Lo mejor para el año nuevo!

Estribillo: Así que no se preocupen, judíos. 

Esta canción trata sobre el rumor de la declaración de un Estado judío en la Palestina británica. La canción fue cantada en el gueto por el cantante folclórico callejero Yankele Hershkowitz con la misma melodía de Kemfn (“Lucha”).

Yaakov Rotenberg llama a esta canción una canción de profecía. El estribillo ofrece consuelo y esperanza y le pide a los judíos que no sean ansiosos ya que, Dios mediante, todos los judíos llegarán a la tierra de Israel, la tierra prometida.

La canción introduce la idea política de establecer un Estado judío, tal como se describe en la Declaración de Balfour de 1917. Afirma que los Estados Unidos ejercen presión sobre Gran Bretaña para que les conceda Palestina a los judíos. Como resultado, los judíos que ya están ahí se regocijan mientras se firma el acuerdo. De hecho, esto sucedió mucho más tarde, en 1947, con la Resolución de Partición de las Naciones Unidas.

El segundo verso sugiere con cierto orgullo la necesidad de un ejército judío en un Estado de Israel independiente; una fantasía placentera para los habitantes del gueto.

La melodía está en un tono mayor y presenta ritmo de marcha. La melodía original proviene de una canción de la preguerra compuesta por Dovid Beyglman, Ganovim lid (“Canción de los ladrones”), que probablemente fue un éxito teatral e hizo su camino hacia el ‘cabaret’ del gueto.